04 enero 2006

Ganando el órdago

Solos en la habitación, todo parecía encajar.
Sentía como el juego estaba llegando a su fin, o, quizá, comenzando, pero en esta ocasión con una buena apuesta.
Mi deseo había aumentado y después de los primeros encuentros fortuitos, tenía que apostar fuerte o perder. No sabía que querría el, pero iba a arriesgar: le follaría esa misma noche.

Nos separaba una mesita de noche, y la luz era ténue, así que, desnuda, levanté mi manta y me acerqué despacio a su cama. Le oía respirar, y sabía que escuchaba mis movimientos. Retiré la manta que le cubría y me recosté junto a el.

Le miré a los ojos, oscuros y profundos, y supe que ganaría la apuesta.

Su boca se acercó a la mía, posando sus labios sobre los míos. Yo no necesitaba un beso suave, quería que me comiera, que me devorara, que me poseyera entera.

Saboreando sus labios, jugosos, carnosos, mi boca sedienta, le lamió y besó desde la comisura hasta el centro de los labios.
Nos aceleramos, y mi cuerpo se estremeció en cada beso, en cada caricia, mientras sus manos se deslizaban suave pero firmemente por mi cuerpo, quedando cubierto por completo por su deseo.
Noté cómo su polla quería escapar de su escondite, así que, deslicé los calzoncillos dejando al descubierto su sexo, erecto y excitando.
Sus dedos paseanban por mi clítoris, y mi excitación aumentaba de forma que necesitaba comerle, chuparle y lamerle por completo. Mi boca, jadeante, bajó hasta su sexo, besandolo suavemente, desde la base, y continuando por el resto del pene, mordisqueando y chupando, lamiendo, sin dejar de sentir el deseo. Mi lengua jugaba con su glande, mojado, paseándola, hasta meterla por completo en mi boca. Oía sus suspiros, sus gemidos, y mi excitación aumentaba.
Estaba mojada, tan mojada que creía que su polla resbalaría dentro de mi.

Con ritmo lento, profundo, introdujo su pene, despacio, pero intenso, dulce y tierno, pero poderoso y enérgico, sintiéndolo dentro de mi, en lo más profundo de mí, me atravesó, y sentí intensamente cómo su pene me acariciba, me inundaba y me cubría.

Sus embestidas, lentas y profundas, me llenaban y me llevaban al placer extremo. Ni siquiera sentía sus caricias, ni siquiera sentía sus besos, sólo sentía su polla dentro, penetrándome, estremeciéndome, haciéndome disfrutar y jadear, mi boca seca y sedienta de los jugos del deseo que sentía.

El orgasmo llegó, sin tardar.

7 comentarios:

laceci dijo...

¿¿¿Cómo que su pene????

¿¿¿Le llamas pene????

Me mete el pene de repente.

jajajja

criztina dijo...

bueno, otras veces le llamo maguito, manguera, rabo, rabito, gusanito..no se depende ;-)

jjajajaja, para una vez que quiero ser fina!!!! jajajajaja

monocamy dijo...

"... pero iba a arriesgar: le follaría esa misma noche"

Pero mujer.. estamos hablando de tener relaciones sexuales, no de iniciar un viaje a Júpiter, dejando todo lo conocido atrás. Dramática... xDDD

"... el orgasmo llegó sin tardar"

¿El orgasmo de quién? :PPP. Sin segundas lecturas :#

Por cierto ¿manguito? ¿gusanito? juAAAAAAAAAAA xDDD. Anda, anda, mejor que hubieras respondido "sí, le llamo pene porque ese un pene o falo. A veces le llamo polla, cuando uso un lenguaje contundente para enfatizar algún tipo de fantasía".

Seguro que tu amiga la Ceci, cuando acompaña a su costillo al urólogo, le dice "pues sí, doctor, estaba chupándole la polla como una zorra y, sin querer, le rajé el capullo". Fijooooooo j0aj0aj0aj0a xDDD

Me gustó mucho el texto, sobre todo cuando das a entender ese delicioso estado de abandono en el que no te importan caricias o besos, sólo deseas sentir cómo te rompe su falo, pene, rabo, polla, pito, pija, manguera, cipote, picha, nabo, merienda, pilila, cabezón, churumbel, asta, mojón, carajo, muelle, palo, pijo, chuzo o badajo.

:D

joer con la crizti...

Sombra dijo...

Me ha gustado mucho la frase: "Estaba mojada, tan mojada que creía que su polla resbalaría dentro de mi.". Muy bien descrito. Lo malo es que he querido levantarme para ir a la máquina del café y mi compañera me ha mirado de reojo... :)

Nieves dijo...

Me ha gustado,para estas horas de la mañana no esta mal.
A mi no se me nota nada cuando voy a la maquina de cafe.jajajaja!!ser buenos que los Reyes pasan esta noche y si no os dejan carbon.
;-)

Principe de la Lujuria dijo...

Pene o polla, cariño, me has puesto cachondo ;-) Muuuuuuuuuuy cachondo. ¿Se puede opositar para candidato? ;-)

Besos Húmedos

PJ dijo...

Polla hubiera quedado más lascivo. Aceptamos pene como animal de compañía...venga va!!