19 enero 2015

Tras la puerta aquella...

Llegaron a aquel baño bastante perjudicados por el alcohol. Se habían estado metiendo mano durante todo el camino, en todas las esquinas de la calle, hasta llegar allí. El había podido ahogar sus dedos en los jugos de su coño en varias de las paradas realizadas en el trayecto. "Si tardamos un poco más, te la meto allí mismo", se refería a la puerta de atrás de la pizzería donde habían estado masturbándose un largo rato hasta que salió un empleado del local a asustarlos.



Ahora ya se encontraban en la dudosa intimidad de un baño público. Nada más cerrar la puerta, él se agachó delante de ella, le bajó los pantys, le remangó el cortísimo vestido rojo y comenzó a comerle el coño sin bajarle siguiera el tanga, separando con los dedos la tela para alcanzar los labios y empaparse de sus jugos. La otra mano protegía el culo del frío azulejo de la pared. Ella le cogía con fuerza la cabeza para arrimarle más aún, deseando que no acabara nunca aquel ansioso chupeteo. Le fallaban las piernas, entre el placer y los tacones...

Le molestaba la ropa, paró la acción, lo separó y se bajó el tanga y los pantis, se sacó un zapato para poder quitarse la media de una pierna y así poder sentirse más cómoda. No dejó que le comiera más. Necesitaba follarle.

"Siéntate encima de mi abrigo, que la tapa estará fría. Necesito montarte". El se sentó sobre el abrigo, se bajó los vaqueros hasta los tobillos. Ella, de frente, se sentó sobre su polla, estaba enorme y ella tan caliente y tan mojada, que entró derritiéndose como una barra de mantequilla en un horno. Comenzó a cabalgarlo. De delante atrás, para notar el roce completo de su polla sobre el clítoris, cada vez más rápido y cada vez más hondo, parando de vez en cuando para tomar aliento y poder seguir... "Mmmm, qué rico".

Le sobraba toda la ropa, se subía el vestido con ansia, su piel ardía. Se lo levantó hasta el pecho, desabrochándose el sujetador y acercando las tetas a la boca de él para que las chupara. Se moría de calor. Se quitó el vestido y el sujetador, dejándolo colgado en el pomo de la puerta. Siguió montándolo gimiendo tímidamente, tapándose la boca para evitar que los gemidos traspasaran la puerta, dejando que él disfrutara desde la penumbra de su cuerpo, con sus manos y con su boca. Siguió cabalgándole hasta que notó cómo se corría en su interior, notó el calor de su semen invadiendo todo su coño, notó como ardía cuando rebosaba entre sus labios.

Se levantó para ponerse de espaldas contra él, quería montarlo al revés. La polla entró suavemente, ella la dirigió con la mano hasta ubicarla en la entrada del coño y metérsela muy profundamente. Los primeros movimientos fueron más suaves, más lentos, luego comenzó a acelerar hasta volver a tener que gemir de nuevo y tener que intentar taparse la boca. El le cogía las tetas desde atrás, la acariciaba y la agarraba fuertemente por la cintura, la arrimaba a su cuerpo intentando modular el movimiento. Siguió follándole más rato, notaba el coño muy húmedo, tanto que no pudo evitar llevar allí los dedos para tener que catar ese maridaje exquisito con su semen al que era totalmente adicta.

Ella se puso de pie de nuevo, frente a él, quería que la follara de esa manera que sólo el sabía, que le hacía notar ese nosequé interno que se rozaba con su glande y que le hacía derretirse en prácticamente seis metidas. Quería notar esas sacudidas eléctricas dentro de su coño, quería ver cómo todo su cuerpo se tensaba cuando se derramaba en su interior y sobre todo quería notar cómo se recomponía tras correrse y volvía a follarla salvajemente...mmmm.... qué rico!!. Cogió la polla para sacarla de su coño y sacudió la mano para quitarse de encima el chorreo que la había empapado, incluso pudo oir el chapoteo contra el suelo. jajaja...

"Creo que quieres follarme desde atrás" y se dio la vuelta para que la montara. De pie, con las piernas separadas y agachada hasta poder cogerse los tobillos,  le ofreció su coño para que la follara salvajemente. El aceptó la invitación, la agarró por las caderas, se la acercó y se la metió moviéndose poco a poco, se oía el chapoteo que aún había después de tanto semen y tanto flujo y tanto sudor... Seguro que si alguien planchaba la oreja tras la puerta también podría oirlo... Siguieron un rato más, ya cansados, exhaustos.

Ella quiso aprovechar aquel último empalme para morrearse con su polla, para chuparla y quedarse en la boca con el puro sabor de la lujuria, con ese sabor a  sexo animal, guarro, salvaje.. sin medida, sin verguenza y sin tiempo.

10 febrero 2014

Reflexiones post-orgía

Bueno, realmente no tienen que ver con la/s orgía/s en sí, si no por las charlas más intensas que hubo entre polvo y polvo con los miembros (jijiji) de la "tropa songoku y Gomorra".

Resulta que unos amigos aficionados a esto del intercambio, han abierto puertas demasiado anchas para pasar... me explico, parece que por ambas partes han iniciado aventuras extra-matrimoniales y extra-rollosswinger, que además me da la impresión que les tienen totalmente enganchados.

Una de las terceras personas (ella, la amante) me da la impresión que se ha enamorado de mi casado y swinger amigo, disfrazando dicho enamoramiento en forma de pretensión de disfrutar sólo del sexo. Cada uno que haga con su vida / coño / polla, lo que quiera o pueda, el problema es el control sobre los sentimientos de terceros, eso sí que me pone los pelos de punta... No me gusta la idea de andar dejando víctimas por el mundo... ya otros se dedican a hacerlo.

El domingo estuve viendo CSI Las Vegas, era un capítulo sobre un asesinato que había tenido que ver con una fiesta swinger, o algo así. Bueno, lo más resaltable del capítulo era el tema de "las normas" que mencionaban al respecto:
1.- Entrar como pareja y salir como pareja.
2.- Nada de aventuras con otros, sólo se folla con otra persona delante de la pareja.
3.- Que los hijos no lo sepan.
4.- Nada de fotos ni vídeos.

Añadiría aquello de "donde tengas la olla no metas la polla", extendiéndole no sólo al terreno laboral si no al amistoso, porque me sigue pasando, que al confluir amistades swinger con amistades "normales", siempre se da alguna situación estúpida del tipo: palmetada en el culo o morreo que se me escapa... ¿cómo explicarlo?. Yo de momento decido mirar hacia otro lado... como si no me hubiera enterado... uuuupsss..

29 mayo 2013

Dos más dos: Más rollos swingers

El sábado vi una peli argentina (Dos más Dos) que iba sobre dos parejas, una de ellas ya iniciada en el rollo swinger y la otra no sabía de qué iba la vaina. Sin joderos la peli ni meter spoilers, diré que el argumento es una representación de lo que puede pasar con este tema del intercambio de pareja: que alguien se confunda...

Aunque creemos poder medir y controlar nuestros propios sentimientos (y es mentira!!) con los demás tampoco podemos hacerlo, con lo cual es fácil confundir pasión (del swinger, el re-descubrimiento de la pasión) con otro tipo de sentimientos, por ejemplo cometer la estupidez de enamorarte de uno de los participantes en tus juegos... Esto suele pasar por haber sido amigos antes que follamigos swinger... Y el resultado suele ser perder la pareja y/o los amigos... conclusión: no te folles a tus amigos!!


28 mayo 2013

Moreno de ojos verdes con traje

Así era el nuevo director con el que he tenido el honor de reunirme hoy. De lo rancio que sonaba el cargo, me imaginaba que iba a ser un tipo más feo, más gordo, calvo... yo que sé, menos follable!!

Si le puedo reprochar algo es que en la conversación - profesional- ha sacado a relucir a "su chica" en varias ocasiones, como de ferviente enamorado o de pasión fresca y sin contaminar... me ha parecido muy adorable.... 

A lo que iba: el tío me ha parecido muy interesante, tenía entre los 37 y los 43 años, alto con la piel y el pelo moreno y los ojos verdes y grandes. Iba perfectamente trajeado y además se veía que sabía de qué estaba hablando, incluso en un momento me ha dado la impresión como que se estaba "luciendo" por el excesivo detalle de la explicación, que tampoco venía a cuento!! (ni nadie le había preguntado). 

Me ha gustado, he fantaseado por un instante en quedarme sola con él en el despacho e intentar ponerle palote de esa manera que la "víctima" no distingue si lo que está pasando es fruto de su mente enferma o de la pedazo de calentorra que le quiere poner burro para que le coma la boca... O que me volviera a dar esa explicación tan elaborada mientras le masajeaba las pelotas bajo la mesa, a ver si se concentraba tanto.

Me siguen poniendo los trajes y eso que trabajo rodeada de tíos con traje, pero hay algunos que lo visten y otros que lo rellenan. El de hoy iba hecho un pincelito, le quedaba fenomenal

Pero no era la ocasión, y la verdad no creo que hubiera pasado nada, el tío parecía enamorado e incólume ante las provocaciones ajenas... Claro que hoy yo no llevé escote ni me sentía especialmente guapa...

Hacía tiempo que nada me inspiraba a escribir, pero ahora que lo pienso, no sé si la verdadera fuente de inspiración ha sido otro recuerdo del pasado que se me ha venido a representar por medios electrónicos... qué curioso...cuantos follables el mismo día!!  qué gustito!!

12 enero 2013

Novatos en el swinging (part III)

Haciendo memoria (dentro de lo que se puede..) y tras las anteriores experiencias. Me cuesta trabajo recordar cual fue la tercera visita a un local swinger. Creo que fuímos solos mi pareja y yo, pero no acabamos haciendo nada con nadie, aunque esta vez sí que nos despelotamos, nos bañamos en la piscina y acabamos follando desinhibidamente en una de las camas que hay cerca de los barrotes de la entrada. Tengo una pésima memoria y además bastante selectiva, por lo que tengo grabada con más intensidad lo que pasó la segunda vez que fuímos con nuestros amigos.

Esa vez ya íbamos como los reyes del mambo por el garito, sin "tonterías jijijaja",  directamente nos fuímos a despelotar a los vestuarios y subimos únicamente con la toalla a tomarnos una copa a la barra. Estuvimos comentando los cuatro experiencias anteriores, más interesante por parte de nuestros amigos que tras su bautizo swinger, habían emprendido una carrera lujuriosa, que deja mis experiencias a la altura del betún, tanto en la cantidad de encuentros como de locales recorridos por todo el mundo (sí, también internacionales...)

Nos metimos en la piscina y empezamos a liarnos, cada oveja con su pareja. Aunque hacía bastante frío, recuerdo que había mucha gente dentro, muchas parejitas y muy apetecibles, la verdad. Os recuerdo que salvo algunos lascivos tocamientos con nuestra pareja amiga, no habíamos siquiera hablado con otras parejas, hasta este día, claro....

Como ya he comentado anteriormente, es recomendable no follarse a otras parejas amigas, ya que luego es fácil que interfiera tu vida sodomitagomorrense con la vida normal, lo cual es un riesgo a evitar. Dentro de nuestra estupidez innata (de nuevo fuimos con amigos a un local de intercambio...) , intentamos mantener las distancias (dentro de lo deseable/posible) con nuestros amigos. La manera curiosa que surgió fue acercarnos a otras parejas, aprovechando la desnudez y el calor (metafórico!!) del agua de la piscina. Se dió una circunstancia bastante rara: en la esquina había dos parejitas de chicos y chicas bastante guapos/as. Se estaban enrollando las tías (morreando de manera bastante sexual), mientras estaban sentadas una al lado de la otra, en el banquito dentro de la piscina. Delante de ellas estaba la pareja de cada una (supongo) y mientras ellas se besaban, ellos les metían mano de manera indistinta, mientras ellas les masturbaban. Era una escena bastante erótica, me gustó mucho, tanto tanto tanto que quise participar. Nos fuímos acercando de manera sigilosa a ellos, nos sentamos al lado y uno de los tíos empezó a interesarse por mí. Al contrario que otras veces, esta vez no le rechacé. Mientras tanto me comencé a besar con la tía, que me buscaba la boca. Después de un breve pero intenso "morreo bollero" con ésta y con su amiga (esto lo recuerdo en una nebulosa, como toda la experiencia en sí..). Empezó a haber un cruce de manos y rozamientos (entre ellos los chicos SI que había distancia..jajajaj), de tal manera que acabamos "cruzados" (yo con el chico) y mi pareja con la chica.

El chaval tendría unos 27/30 años, no lo sabría decir. Tenía el cuerpo bastante torneado aunque poco peludo para mi gusto. Iba bien calzado: era largo estándar pero bastante gorda y dura como una piedra. Aparte de meternos mano y masturbarnos como dos adolescentes salidos en un callejón oscuro, de repente me encontré en una de las posiciones mas sexuales que recuerdo: El estaba de pie en la piscina (cubre aproximadamente hasta las axilas), yo delante de él, con mi culo apoyado en su muslo. La mano derecha en su polla, haciéndole un trabajito manual que él parecía disfrutar y mientras tanto, yo me derretía en su mano pajeadora. Podía notar lo cachondísima y mojadísima que estaba a pesar del intoxicante cloro de la piscina, pero por si mi propio sentir no fuera suficiente, tenía al tío pegado a mi oreja, dándome bocaditos en el cuello y diciéndome cerdadas al oído: "mmm.. qué coñito más jugoso... déjame que te lo coma.... me estás poniendo...mmmm"... qué cabrón!! Sólo rememorar esas palabras quemando mi oreja, me pongo mala....

No tengo ni idea de cuánto duró esto. Sólo sé que después de tanta fricción acabé corriéndome varias veces en su mano, podía notar hasta mi coño palpitando y tuve que pedirle que bajara la marcha...(creía que me desmayaba allí mismo...!!) ... El también se corrió, pero yo debía estar demasiado concentrada, porque le seguí dando caña sin darme cuenta (Hasta que me pidió que parara...jajaja)... Como íbamos a destiempo con los orgasmos, seguimos jugando un rato.. cuando me quise dar cuenta, el colega se había puesto un condón!!!! Aluciné... ¿cómo coño lo hizo?¿cuándo?? si no recuerdo que me quitara la mano de encima.. ¿se lo puso con una mano?... No sé, el caso es que aunque yo estaba caliente como una cafetera italiana, no me sentía preparada para dar este paso, especialmente porque así lo había consensuado con mi pareja (nada de follar con extraños de momento)! Así que lo rechacé amablemente y no pasó nada más.

El chico se llamaba Toni (o Tommy?), porque así le llamó su pareja, no recuerdo mucho más de él. Sólo que me encantó compartir ese momento tan sexual.

Por si no lo recuerdas, al principio del relato, veníamos con amigos a este local... Pues ellos estuvieron allí cerca, disfrutando del espectáculo. Claro, luego vinieron las preguntas, puesto que parecíamos unos "expertos" en el tema de los encuentros sexuales, como que los tuviéramos engañados antes con nuestra "virginalidad"...ya ves tú... nos costó convencerlos de que nunca antes nos había pasado algo así... y era cierto!!

Mira que he hecho tonterías y locuras en mi vida, pero nunca me he liado (aunque sea así de light) con un tío de una manera tan primaria y tan loca, sin conocerlo de nada, no sabía ni su nombre ni nada de él, y lo mejor de todo, me importaba un pimiento...

10 enero 2013

Novatos en el swinging (part II)

Tras la primera experiencia en el mundo swinger (primera experiencia práctica, de teórica ya teníamos nivelazo!!) , hubo una segunda vez. Esta vez la motivación vino de un "¿a que no?" con una pareja amiga, después de unas cuantas copas y charla calentorra.

Un kit kat: Dentro de las lecciones aprendidas en los "seminarios" recibidos hace años sobre el mundo swinger, recuerdo haber escuchado el consejo: "nunca con amigos", cosa que puede resultar llamativa al principio, pero que después de ciertos experimentos en los que no voy a profundizar ahora, hay que mantener a rajatabla. Teóricamente suena genial tener una pareja de "follamigos", con los cuales compartir prácticamente todo, pero hay que tener en cuenta que es facil trasladar y confundir el "estar allí" (en el local de intercambio) con el "estar aquí": de copas, en reunión con otros amigos, haciendo recados o incluso trabajando. ¿Cuándo estamos en modo ángel o en modo diablo? Eso se puede controlar? ¿podemos controlar los deseos de otras personas? ¿Y si traspasamos la barrera del deseo sexual y se ponen en juego sentimientos?... jodido asunto..

Bueno, tras esta disertación, vamos a lo que iba. Llegamos a la puerta con esta pareja de amigos y tres de nosotros bastante "iluminados por san gin tonic". Nada más llegar (esta vez íbamos de "Maestros Jedi"), nos volvieron a enseñar el local (mucho más divertido este tour con el peso de la experiencia..jaja), luego nos tomamos una copa (sí, otra más..) en la barra, donde había bastante gente únicamente ataviados con la toallita.

Mi amiga tuvo un interés irrefrenable por ir a despelotarse y meterse al jacuzzi. Le acompañé gustosamente al vestuario, nos desnudamos, hicimos unos cuantos amigos jijijaja y nos fuímos a reunirnos con nuestras parejas. Ambos dos estaban bastante pavisosos, uno por el corte de la primera vez y el otro por la "timidez del conductor" que da la falta de copas. Nos sentamos con ellos y nos dedicamos básicamente a comentar las jugadas que veíamos.

Ese día era más tarde que la primera vez, no había tantos tíos solos y recuerdo que me sorprendió ver muchas parejas y bastante atractivas. Después de tanto tiempo juntos, sé perfectamente el tipo de tía que le pone palote a mi chico, estuve valorando varias parejas, pero seguía sin ser el día ni ver la ocasión de comenzar la conversación de protocolo en estos sitios.

Otro kit kat: hace 6 años o así conocimos por internet a una pareja muy aficionada y experta del swinging, incluso quedamos con ellos y nos contaron todo lo que había que saber sobre el asunto, aunque nunca llegamos a hacer nada en todo este tiempo, pero nos seguía picando el gusanillo. Ellos nos contaron la típica conversación que se establece con una pareja con la que deseas follar. Una vez hechas las oportunas presentaciones, se supone que hay que hablar para "negociar" qué se puede y no se puede hacer (oral, anal, besos, bisex...)... Lo cierto es que así de repente suena muy fuerte hasta para mí que no soy de mentalidad bastante liberal...  Pero es la forma de establecer las normas y los límites que no pueden ser sobrepasados. Como digo, esto es lo que nos contaron, porque personalmente no lo he experimentado así, me han pasado cosas más extrañas aunque asombrosamente naturales en su gestación...

Lo cierto es que ese día no hablamos con otras parejas. Nos enrollamos cada uno con nuestra pareja, desnudas sólo las chicas, y tumbados muy cerca de la pareja de amigos, lo cual dio ocasión a ciertos rocecillos interesantes, pero sin demasiado que rememorar. De nuevo se repitieron escenas de tíos interesados en participar, pero tampoco hubo rollo con ajenos.

Lo mejor de este día es haberlo podido comentar a posteriori con estos amigos. Esta pareja, recuerda aquel día como su entrada al paraíso de Sodoma y Gomorra, agradeciéndonos siempre que coincidimos el haberles "apadrinado" aquel día.

Lección aprendida:  con esta pareja tenemos otros amigos en común, que no necesariamente deberían conocer (ni siquiera estar interesados) de este tipo de actividades....Sin embargo, aunque cada uno podemos controlar lo que contamos (especialmente sin ponerles nombre!!) , ya es más difícil controlar lo que otros/as cuentan de las propias experiencias.... En fin.. lo cierto es que no me importa demasiado, no me averguenzo en absoluto de haber ido a ese tipo de sitios. Puedo afirmar que ha resultado, además de una experiencia gratificante, una manera de echar algo de leña fresca a nuestras relaciones sexuales. Es increíblemente excitante pedirle a tu pareja que te folle pensando en tal o cual recuerdo / persona / experiencia sin necesidad de andar "fantaseando a escondidas" como si fuera pecado..

Amen!

08 enero 2013

Novatos en el swinging (part I)

La primera vez que fuímos a un local de intercambio transcurrió sin pena ni gloria. Llegamos al local con el invisible cartel de PARDILLOS-NOVATOS en la frente. Nos preguntaron si era la primera vez (JAJAJA) y se ofrecieron a enseñarnos el local. Hay un área inicial que parece un bar "normal", con su barra y su gente tomando copas (si te fijas bien es posible que haya alguien vestido simplemente con una toallita). Luego nos enseñaron los vestuarios y las duchas, pardilla de mí, me sorprendí de que fueran "mixtos"... Luego la zona de los reservados y la amplia sala con el jacuzzi central rodeada de sillones demasiado amplios (más bien camas con respaldo)... También había otras zonas (pasillo francés), sala sado maso, cuarto oscuro.. pero no estuvimos por allí más que en la visita ilustrativa.

En la barra te entregan sábanas desechables y toallas, las cogimos, aunque ese día ni siquiera llegamos a desnudarnos, simplemente nos deleitamos observando las otras parejas.

La experiencia fue más bien mala al principio, ya que habíamos acudido a primera hora de la tarde y la mayoría de gente que había en el local eran tíos solos, básicamente entregándose a ellos mismos.
En un altillo había una cama redonda donde dos parejas (demasiado buenorros/as?? ¿serían animadores del local?) se daban placer a todas las bandas que se os ocurra. Justo entre esa pareja y nosotros estaba el jacuzzi central donde un tío se hacía una "manola" mientras observaba el espectáculo.

La verdad es que hay que ser de piedra para no pillar medio calentón con semejante despliegue de sexualidad, así que empezamos a besarnos y a meternos mano bastante calentitos, aunque vestidos. Se ve que parecíamos bastante novatos, porque se nos empezaron a acercar algunos chicos a ofrecerse a hacernos compañía, algunos lo expresaban de viva voz  "¿puedo?", otros directamente ponían la mano en mi muslo, que yo retiraba, siendo este gesto suficiente señal para que el tío se diera por aludido y se marchara a otra parte. Algún otro simplemente se acercaba y se le empezaba a machacar directamente a nuestro lado.

A pesar de las copas ( pagas 4 copas con la entrada de pareja), no me sentía especialmente colaborativa, la verdad. El ambiente me recordaba a la imagen que puedo tener de un puticlub y me resultó demasiada presión el hecho de que alguien te ponga la mano encima, así, sin preguntar ni nada..

Tras un breve calentón tipo adolescentes metiéndose mano en la penumbra, nos acercamos a cotillear a los ojos de buey que dan a una sala privada donde había una tía con dos tíos, bastante entregados todos ellos a la causa. Esto me pareció más natural y me calentó bastante. Mi pareja se puso detrás de mí mientras yo cotilleaba por el agujero y empezó a follarme desde atrás, simplemente remangándome la ropa. Me gustó mucho estar de voyeur y me animé hasta acabar cabalgándole encima del asiento. Aún estuvimos demasiado tímidos (o poco animados por el alcohol??) para desnudarnos totalmente.

La experiencia me resultó bastante interesante. Pude superar la sordidez sentida en el primer momento, el susto de que alguien venga a tocarme, así, sin anestesia y poder acabar disfrutando tímidamente (hubo gemidos ahogados de placer, no pude dejar soltar toda la energía acumulada, supongo que por timidez o la tensión del momento.)

Una cosa que me llamó la atención respecto a la gente, fue el hecho de ver alguna parejita joven, muy jóven (veintitantos). Aunque luego pensé que desde luego era mucho más interesante estar allí que acabar en la parte de atrás de un coche en un descampado!!.

Abandonamos el local cuando debía empezar todo el cotarro, porque al salir, había una cola de gente digna de los mejores locales de ocio de Madrid.. yo alucinaba!! Me imaginaba que la gente que iba allí lo hacía con traje de camuflaje o algo así, pero qué va!!.

Para ser la primera vez, no estuvo mal.. pero las siguientes fueron mucho más interesantes...