04 febrero 2007

Un relato que nos mandan al correo

Imagínate una noche de sábado. Habéis ido a cenar y luego a tomar unas copas. Vais con vuestras respectivas parejas y os poneis a bailar, como otras tantas veces, copa va, copa viene. Entre las risas y los cuchicheos le comentas a ella lo bueno que está el tio de aquel grupito, y ella te responde enseñándote a otro, que también está bastante bien.

Luego seguís bailando, tonteando, lanzando miradas traviesas, incluso metiendoos en algun grupito de tios que os miran con deseo... y eso os encanta.

De repente, alguien te coge del brazo, desde atras, y te dice al oido: Aqui estoy, he venido a verte.

Te das la vuelta y ahi estoy yo. Tengo esa cara de cabrón que tanto te pone. Abres los ojos muchísimo, mitad porque no te lo crees y mitad por la excitación. De nuevo me acerco a tu oreja y te beso en el cuello, y te susurro que os espero en el baño, a tí y a tu amiga.

Sin pensarlo mucho, y un poco influenciada por el alcohol, vas hacia donde está bailando ella y le dices que te acompañe al baño, que es muy urgente. Ella se extraña un poco, pero luego accede.

De camino, la coges del brazo y le cuentas que yo estoy ahi, y que quieres presentarmela. Al llegar, en la puerta de los baños nos vemos, y tu haces las presentaciones, aunque como hay mucho ruido por la música, decidimos meternos dentro.

Ahora sigue sonando pero con un sonido más sordo. Tu me miras con deseo, no te crees que yo esté alli, y me tocas el pecho, los brazos, mientras ella charla conmigo. Yo, haciendo algún comentario trivial sobre el pelo de ella, me acerco bastante, tanto como para acariciarle el pelo y darle un tímido besito en el cuello. Ella se sonroja y se ríe, pero tampoco sale corriendo. Tu, al ver esto, sientes algo raro...no son celos, es curiosidad. De repente tú misma te pones a besarme el cuello, mi brazo te rodea por la cintura, mientras ella nos mira y empieza a morderse los labios. Luego te cojo la cabeza, la giro y te como toda la boca, con fuerza, desenfreno, mientras la miro a ella profundamente. Ella tiene los ojos muy abiertos. Tu dejas de besarme y bajas la mano hasta mi paquete, que está bastante duro, y puedes notar mi polla sobresaliendo del pantalón. Mientras tú vuelves a mi cuello, y con la mano me tocas el rabo, yo la miro a ella, y le digo: Ven. Ella se acerca tímidamente primero, pero cuando la cojo con el brazo que tengo libre y la acerco hacia mí, siente un subidón de excitación. Le como la boca a ella también, mientras con la mano le magreo el culo.

Con esta calentura, los tres nos metemos en un baño, cerramos al puerta, y mientras tu me bajas los pantalones, yo le magreo las tetas a ella, que está apoyada contra la pared. Le levanto la camiseta, y sus tetas, aunque pequeñitas, están muy duras, con los pezones de punta, asi que me pongo a comérselos, mientras le doy caña en la entrepierna. Tu ya tienes mi polla en la boca, y me la estas chupando como si te fuera la vida en ello, tragándotela entera, con las dos manos en mi culo, apretándolo, arañándolo. Ella se contonea y los golpes de la pelvis que da contra mi mano, indican que le está gustando. Aunque lo sé, levanto la vista, la miro a los ojos y le pregunto: Te gusta? ella, entre suspiros, dice que si.

Entonces le digo que si se baja los pantalones será más fácil, así que ella se los baja. A tí te cojo por los hombros y hago que te pongas de pie, y te como la boca llena de saliva. Mi polla ya está muy dura, así que sigues dándome caña con la mano.

Te meto la lengua muy adentro, jugando con la tuya, mientras te desabrocho el sujetador. De repente, ella está chupándome el rabo, mientras yo te magreo bien las tetas a tí. Tu estás tan salida que me pides que te la meta, así que hago que ella se levante también, y a tí te pongo una pierna encima de la taza del wc, con el coñito bien mojado como lo tienes, te la clavo hasta el fondo, hincando bien fuerte, y esas embestidas te ponen mucho más cachonda. Mientras, le estoy tocando el coño a ella, que lo lleva depilado y muy mojado. Ella, llevada por una lujuria como nunca antes, se pone a morderte el cuello, y tu empiezas a bufar. Te noto muy cachonda, así que te doy más caña, te como la boca con fuerza, aprieto más en cada embestida, hasta que entre gritos apagados y bufando te corres. En esa misma postura, me la saco, y ella, que se ha puesto de rodillas, me la chupa de nuevo, aunque yo hago que se ponga de pie, la pongo contra la puerta y se la meto por detrás. Con mis manos le agarro sus tetas, mientras que tú le das caña en su clítoris. Sos jadeos suenan muy nasales, pero a medida que le voy dando más y más caña, se van haciendo muy fuertes...De repente, ella gira la cabeza, y ve que eres tú la que le estas tocando el clítoris, yo se la estoy metiendo y apretandole las tetas y mientras, tu y yo nos comemos la boca. Eso la pone tan cachonda que se pone a hacer fuerza hacia atrás, como para que me la folle más profundamente, y entre gritos y jadeos, se corre.

Yo estoy a punto, muy cachondo, así que se la saco, y tu me la chupas, pero no puedo aguantar mucho más, así que te la saco de la boca, hago que os arrodilléis ante mí, me pillo la polla con la mano, me voy dando mucha caña, muy fuerte, apretando mucho, y al final me corro....me salen unos hilos de semen que os recorren toda la cara, doy tres o cuatro embestidas mientras eyaculo, una para cada una, y os lleno la boca y la cara de lefa.

En esa postura, conmigo de pié y vosotras de rodillas, os miráis y os dais un beso, cambiando mi esperma de una boca a la otra.

Luego nos limpiamos, y salimos cada uno por nuestro lado del baño. A tí te preguntan porqué tardásteis tanto... y simplemente con decir que había mucha cola (cosa cierta por otra parte) está arreglado.

7 comentarios:

monocamy dijo...

No está mal, aunque bastante poco creíble.

Pero se lo tuvo que pasar bomba, sin duda (mientras bombeaba sangre, escribiéndolo, quiero decir).

:O

:D

Humbert dijo...

perfecto para un guión de peli porno, pero poco más. como dice monocamy: poco creible.

laceci dijo...

Hombre, es increible porque pasamos de bollerías industriales...

Venga, mejoradlo, guapitos...

monocamy dijo...

De acueeeeerdo. Me mojaré más.

Es, también, un tanto largo.

¡Y tú deja de presionar, eh!

;P

Humbert dijo...

creo que ya he escrito unos cuantos, pero me pongo a escribir uno nuevo en cuanto pueda. y hay mucha gente que escribe muy buenos:

anais
ninfa
inmiky
galilea
y tú misma cuando te pones.

un placer.

ALOMA69 dijo...

Ahí va un relato de agua, me equivoco?

laceci dijo...

No, no es de agüita, pero se le parece el estilo, a que si??

Por lo del lefazo y tal... jajajaj