12 febrero 2007

¿Comemos juntos?

A la hora de comer me inventaré una excusa para salir fuera, te iré a buscar al trabajo y te llevaré en mi coche a un descampado cercano, en los semáforos, te iré magreando el paquete. Al llegar, nos meteremos en la parte de atrás del coche. Nos empezaremos a meter mano y a despelotarnos apresuradamente, quitando sólo lo imprescindible para evitar pérdidas de tiempo.

Me comerás las tetas mientras te desabrocho la bragueta y el cinturón, luego me agacharé sobre tu polla y empezaré a comertela, mientras tú me metes caña en el clítoris. Seguramente me lo harás tan bien, que cortarás de vez en cuando mis chupadas y me quedaré con la boca llena de polla semiabierta y babeándote las pelotas.

Notaré tu polla hinchadísima, palpitando en mi lengua y ya se me quedará corta tu paja manual, te rogaré que me folles y te resistirás, queriendo que continúe la mamada. Acabaré subiéndome encima de ti y me meteré tu polla hasta el fondo, situando mis rodillas al lado de tus caderas, como mi coche es pequeño, no tendré más movimiento que el de mi pelvis, pero suficiente velocidad de folleteo para lograr un precioso orgasmo simultáneo que llenará mi coño con tu leche mientras me dejas sorda con tus rugidos de placer...

3 comentarios:

Peggy dijo...

si , quiero decir que los coches son un sitio de lo mas recomendable ....eso de darte golpes con las rodillas con las marchas ....y el estrecho asiento tiene su aquel ....

Anónimo dijo...

de acuerdo, pero mejor con un preservativo durex de maxima sensación y...

jefrainmx dijo...

Excelente, parece un poema, aun mejor pues se me paro.