16 enero 2007

Tu boca

No te fijaste, pero mientras me hablabas, sólo podía mirarte a la boca y me daban ganas de pegarte un bocado en esos labios carnosos que quería notar recorriendo mi cuello, mordiendo mi pecho y chuperreteando mis pezones mientras me susurrabas cerdadas y me clavabas tus ojos entrecerrados y viciosos en los míos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Calma calma no sigas, o te interpretare mal...jajaja

monocamy dijo...

Vaya... veo que también a ti te gustan los Donuts.

Yo también me relaciono con ellos, lo cuál tiene sus pros y sus contras: me siento más realizado... pero me da remordimiento comérmelo.

:O

(el justo, vaya)

:)-

Anónimo dijo...

Um que bonito.....

Alejandra dijo...

Sin presumir...pero me han dicho eso mas de una vez....
hay cada mujer!!!


Si gustas, se seguir instrucciones y ya vi con detalle las tuyas...a tus ordenes, nada mas di cuando...

Desde México un Saludo...

Alejandra dijo...

Sabes que hace tanto me la paso vagabundeando
sin saber que estoy probando y delirando con tu boca...
Y cuando al fin te veo siento como tu cuerpo
sigue tan mojado y mis labios están tan secos, tu boca...
Porque tu beso es sólo eso que me quita este peso de no sentir eso
que me da tu boca...
Y cuando al fin te tengo procuro moverme lento
porque no tocarte no sería más que un tormento, tu boca...
Y tienes un descaro de dejarme aquí sentada y tan acalorada..
no te hagas la loca
prestame tu boca...