13 febrero 2006

Artillería y biblioteca

Este PJ se debe creer que me acabo de caer de un guindo hace un par de días y que como no me masturbo, no tengo juguetitos para pasarlo bien.

Tengo dos dildos, uno de ellos tiene motor con velocidades variables y cabezales intercambiables y el otro es manual, aunque está preparado para meterle un pequeño motorcillo. Mi experiencia es que donde esté una buena polla, que se quiten los dildos, son demasiado rígidos y poco flexibles. Una cosa es que estén duros pero lo de que estén ásperos, me mata. No los disfruto, aunque a veces aparecen en algunos juegos compartidos, en solitario no los uso jamás. Los tengo desde hace aproximadamente 8 años o así, el primero me lo regalaron cuando aún vivía con mis padres y tuve bastantes problemas para esconderlo.

El rosario de bolas ha sido una adquisición bastante fresca, lo descubrimos en un sexshop y decidimos incluirlo en nuestro ajuar sexual. Su uso es anal, tanto para chico como para chica. Alguna vez ya he hablado de ello por aquí tanto en versión masculina como femenina y es altamente recomendable utilizar un gel lubricante para facilitar la penetración. Para chicos /as estrechas es imprescindible preguntar primero si se desea probar el sexo anal antes de lanzarse a meter cosas por sitios incómodos. Y es fundamental estar relajado y limpito, para no llegar a situaciones desagradables.

En cuanto a la biblioteca, tengo un par de libros. Uno de ellos es un kamasutra de bolsillo que me regaló una gran amiga hace unos años, junto con unas bolitas que parecían chinas pero resultaron ser un juego de lógica. El otro libro me lo regaló un novio hace muchos años, cuando aún vivía con mis padres. Me costó un disgustazo cuando descubrieron mi interés en ese tipo de literatura, pero lo cierto es que hay un gran desconocimiento, ya que el Kama Sutra, el Aranga Ranga y el jardín perfumado son cuentecitos de cómo veían la sexualidad y la vida marital antiguamente, aunque lo que ha trascendido al público son las posturas sexuales, algunas de ellas imposibles de realizar.

El descubrimiento de este libro cuando vivía con mis padres, me costó un disgusto proporcional al que pillaron cuando me encontraron un condón en la cartera. Coño! Si lo que tenían que haber hecho era aplaudirme!! Encima que me informo antes de meter la gamba!!!!

5 comentarios:

Luces dijo...

jo, Ceci, que no paras de escribir aquí, no hay quien te siga.
Yo también tengo juguetitos, muy cachondos algunos.
Lo que tengo es una buena colección de libros de "La sonrisa vertical" muy recomendables, la verdad.
Y qué te parece si un día hacemos una foto a las prendas de lencería con las que mejor nos va...me refiero a una foto sin carne dentro, ok?

G dijo...

Bueno muy bueno yo he utilizado tanto el rosario como los dildos o vibradores y son muy recomendables en todos aspectos....y lo de la foto de la lenceria no estaria mal pero seria mejor con algo de carnita, que si no se puede por lo demas creo que ninguno se quejaria.

PJ dijo...

Como gata en celo ha saltado la criatura...jeje. No sabía de semejante repertorio de juguetitos en tu haber.

El mío es más escueto, mucho más. Solo un Durex Top Gel para los momentos de gatillazo femenino.

Debe ser que soy un "estrecho".

Bsos, Pj

Click dijo...

Y de que sirve tener un objeto si no se sabe usar?

Click - jijijiijij

Erotismo dijo...

jugar solo es mucho mas aburrido que jugar acompañado... tan fácil como eso. Vivan los sujetes!