21 octubre 2005

Hablar en sexo

Me gusta saber qué dicen los hombre durante el sexo, aunque la situación se puede dividir en tres etapas:
Antes: creo que hay un juego, un cortejo que, sin tener que llegar a ningún compromiso emocional, debe calentar motores y es tan importante como las caricias.
Durante: aquí hay un tiempo para cada cosa y cada persona. Al margen de cierta concentración que requiere de silencio, no estarían nada mal algunas palabras, que sobre todo enciendan.
Después: es potestativo, depende de lo agotado que se esté, pero nada como juntar la piel para que surja la complicidad y la conversación...aunque a veces se larga más de la cuenta con gente que apenas conoces.
A mí lo que me interesa de verdad es lo que los hombres dicen durante todo el trajín. Me temo que de los hombres me fascina todo, los pequeños y morbosos detalles; desde el momento en que al besarte se les pone dura, si se les arruga los pezoncillos al tocarlos, si notas la humedad de su polla en el muslo, el sabor de su piel, los pequeños ruiditos de goce, o de los gemidos, las expresiones que se escapan sin querer. Así que por favor, por favor, por favor...soltad aquí todo lo que sepáis, los chicos lo suyo y las chicas lo que más les haya puesto de un tío.
A mí hubo una vez que me encantó un: míra, míra que hasta se me cae la baba...ummmmm me lo hubiera comido entero, porque se le caía de verdad.
Venga ánimo.

14 comentarios:

laceci dijo...

A mi me encanta cuando se le escapan gemidos o mmmmm o sonidos de placer sin identificar.

Es genial, me pone a cien.

Yo soy la que grita : fóllame cabron!!!

G dijo...

Para mi no hay nada mejor que los gemidos y gritos en algun momento, a mi en lo personal me gusta decirle cosas tiernas y bonitas al oido, pero no hay nada que me ponga al maximo como el hecho de que me digas por donde le gusta que le toque.
Saludos desde el otro lado del charco.

Susana dijo...

A veces me desquicia que me hablen mientras, es como si me desconcentrasen...

Otras en cambio me excita mucho que me hablen, que me digan cosas..

"Después de", sí que no suelo soportar que me digan nada, al menos en los cinco minutos siguientes :-)

Doggy dijo...

Hola,

si no hay mucha confianza no digo nada. Aunque también es verdad que no suelo follar si no tengo mucha confianza. Vale, al grano. -Antes- digo de todo, normalmente "mira como me pones" (señalando o llevando la mano), o especifico lo que más me apetece a continuación (normalmente, "date la vuelta, mi amor, que estoy deseando chuparte el coño"). -Durante-, como solamente gimo y grito cuando me corro, soy muy charlatán (también es porque a mi nena le encanta y no me cohibo), desde los clásicos "como me gusta que seas tan puta" o "mira, mira" hasta el habitual "toma tu leche". Entre ambos extremos digo de todo porque me calienta mucho, todo eso, claro, cuando ella se calla, que también habla mucho. -Después- comentamos un poco la jugada y nos decimos ternurismos que me da vergüenza reproducir. Besos, chavalas!

Luces dijo...

qué guay doggy, me encanta, te aseguro que he "sentido" tus palabras.

Trasgu dijo...

A mí me gusta oir esos pequeños gemidos que se escapan en momentos determinados, la respiración acelerada o esos momentos de silencio forzados...
Y de vez en cuando decir algo bonito al oido cuando no se lo espera, y ver la reacción que genera... Cosas del morbo jejeje.
Un besote.

PJ dijo...

"Como me pones" -dije-, mientras dirijo su mano a mi polla totalmente dura, húmeda de deseo.

Mi lengua recorre su cuello subiendo con deseo hasta detrás de sus orejas. Mi respiración se acelera, ella lo siente, mi gemir, mi aliento en su cuello. No hay palabras, sobran.

Mientras, mis dedos entrelazan su cabello, las respiraciones se intensifican. Cada vez más, y más.

Mi polla abre sus labios, húmedos, ardientes, deseosos. Ohhhhh, no lo puedo evitar, suspiros de placer.

Ella gime, con voz, yo respiro, en silencio, fuerte, como queriendo hablar...Ohhhh..

Sus uñas casi rasgando mi piel; no pares!!, siiii, siiii, sigue!!...

Suelto un tímido Ohhhhhh... de placer..., en silencio, discreto; indica el final. Solo queda el ruido palpitante de la respiración, del esfuerzo, del gozo...

celemin dijo...

Me gusta dejar que sean mis manos las que hablen...

Luces dijo...

trasgu, decir alguna cosita inesperada al oído es muy eficaz.
pj, no está mal toda la situación...muy bien traída y llevada ;)

Celemín, las manos está muy bien que hablen, pero de vez en cuando no estaría mal un gemidito cerquita que dijera: me vuelves loco...por ejemplo.

celemin dijo...

Claro que esta bien.
Es un todo, caricias, gemidos, miradas de complicidad, sonrisas...
Pero que quieres a mi lo de las caricias es que me puede ;)

Miguel A. dijo...

Yo soy de bastante hablar, creo.
Lo cierto es que al no tener pareja fija, pues hay que poner en práctica otros lazos de unión y técnicas de conocimiento que con pareja fija, pues no van ya haciendo falta.
Ante todo deseo que la relación sea satisfactoria para ambas partes, y procuro ir enterándome de lo que le gusta más y de lo que le gusta menos, pregunto, hablo, entablo comunicación..............y después también digo lo que me gusta a mi, lo que me excita en ese momento................
Por cierto a mí también se me cae la baba, pero no sabía que era erótico, creí que era por la edad ya.
Un beso lu.

Click dijo...

Pues yo soy de hablar poco, soy mas de gemir y punto (quizas en los momentos previos si). Pero si hay veces que en medio del polvo empiezas a fantasear y si "charlas", por ejemplo con ella encima de ti, cabalgandote le dices algo en plan "segro que te gustaria que entrase ahora fulanito y te la metiese a la vez que yo" o alguna fantasia o algo, pero amos, son las menos veces y con personas que se que les pone eso.

Click

Luces dijo...

claro celemín , pocas cosas como las caricias :)

miguel...jajajajjajaja que me meo, así que de la edad se te cae la baba????? jajajajajajajja

click, ese morboseo es efectivo.

Virginia dijo...

Yo no paro de hablar y de decir cosas, no puedo evitar que se me escape un "te quiero" cuando ni le conozco porque me sale del corazón.

Me encanta que me hablen. Mi primer novio conseguía así que me corriera, siempre he sido muy difícil para eso. Pero me decía: "Es tuyo cógelo, estás subiendo, subiendo, ¿ves el cielo? Es para ti" y cosas así y conseguía correrme.

Cuando un tio no habla ni hace ruidos me voy, me pongo a pensar en otras cosas y pierdo toda la excitación.

Yo no necesito silencio sino todo lo contrario. No quiero una polla grande, ni que me acaricien de ninguna forma especial, yo quiero que me coman la oreja.