20 mayo 2005

Trío de Reyes IV

IV. Entrada triunfal

Marco gimió de placer al tiempo que empujaba suavemente hacia el interior de la garganta de Blanca, para sentir como la lengua paseaba dulce y hábilmente por cada rincon de su pene erecto y provocador.
Blanca, agarró firmemente el pene de Marco por su base, para controlar la posición, mientras acariciaba suavemente los testículos y sintiendo húmedo y embriagador la punta del glande, que cada vez era más jugosa y excitante dentro de su boca. Su lengua, jugaba con como una niña, acariciaba, lamía, tocaba, presionaba el glande del Marco llevándole al placer buscado.
Sabía que a Marco le encantaría, y era el momento, ayudada y acompasada por una mano, comenzó el baile en su boca, con vaivén suave pero firme, mientras su lengua no paraba de moverse y acariciar todo el miembro, deslizó suavemente la otra mano desde los testiculos hacia el ano, mientras no cesaban los movimientos de arriba hacia abajo como si una penetración vaginal se tratara. La mano comenzó a jugar alrededor del ano, estimulándolo, y presionando ligeramente para abrir la otra entrada del placer. El dedo comenzó a entrar siguiendo el ritmo marcado por la boca, acompañando a la entrada del miembro, penetrando y buscando el punto más erógeno de Marco. Era evidente que aquel agujero pedía más, así que Blanca utilizó dos de sus dedos para penetrar analmente a Marco, mientras su boca no paraba de comer y saborear su miembro.
Alex no podía aguantar más, elevó a Blanca un poco, con la distancia suficiente a su cuerpo y colocó su pene vertical para penetrarla. Al estar de espaldas, no pudo resistirse, el juego le estaba gustando, y Alex metió su pene por el ano de Blanca, e incorporándose un poco, pudo llegar a la distancia justa para jugar con los labios de Blanca, acariciar su clítoris con ritmo rápido e intermitente para terminar penetrando con sus dedos y volviendo a empezar el movimiento.
Los cuerpos comenzaron a acelerarse, el juego estaba tomando ritmo, Marco acariciaba la cabeza de Blanca, y rogaba en voz alta que no parara, que siguiera y acelerara. No aguantaría mucho más, pero le encantaba.

(continuara ...)

4 comentarios:

Luces dijo...

nena, tú si que sabes.
Un besazo

lu

agua dijo...

Suerte que es fin de semana, y voy a follar pronto... Eres una chica mala. Me encanta :-)

laceci dijo...

Muy bien, esto va mejorando, lo que pasa es que me vais a dejar a la pobre blanquita jodida-jodida...

criztina dijo...

hombre...no se trataba de dejarla...jodida y bien jodida???