08 marzo 2007

"Por ahí no me cabe"

¡Cuánto daño ha hecho la filmografía pornográfica a la "ejecución" del sexo anal!. Los "chicos" ven en las pelis que a las tías les entra aquello perfectamente, como quien se mete el dedo en la nariz y cuando llega la cruda realidad, intentan reproducirlo tal cual lo han visto.

Y claro, si por norma general las tías somos reacias a meternos "cosas" por ese orificio en particular, no te cuento más si para colmo, no se produce un trabajito previo de la zona en cuestión...

Por propia experiencia, cuando era joven e inexperta, me negaba a introducir nada por aquel agujero que para mí era ONLY EXIT, hasta que un día y de una manera accidental, descubrí que podía ser realmente placentero y decidí "ahondar" en el asunto, hasta que me dí cuenta que aquello podía tener otra utilidad que un simple desagüe, tanto para un hombre como para una mujer.

Cuando he preguntado a las pocas amigas que se han atrevido a probarlo (y hablar de ello), todas ellas sin excepción me han hablado de malísimas primeras experiencias, con intentos de sodomización a saco, sin mediar ningún tipo de estimulación o lubricación previa... Y claro, tras esa primera mala experiencia, ya me contarás cómo se puede tener ganas de volver a intentarlo.

Aunque no todo el mundo habla sobre ello... ¡venga!, compartid aquí vuestras experiencias, que tengo curiosidad...

11 comentarios:

una desesperada dijo...

¿Cómo actuar en caso de almorranas?

Va en serio, me duelen a muerte y siempre que lo pruebo además de no conseguir nada positivo, luego me duelen a rabiar!!!

Gracias, práctico y estupendo blog!!!

Anónimo dijo...

pues yo tuve un novio que no dejaba de pedírmelo, además era demasiado pesado.
una vez lo intentó sin pregunarme... fatal.
pero con el de ahora genial.
este sí que sabe!!, y me trata con muchísimo más cariño y cuidado...
genial!!

An dijo...

nunca e practicado el sexo anal, mas que nada por que se que ninguna de las chicas que se acosto alguna vez conmigo estaba dispuesta a practicarlo, ademas, siempre pense que no os reportaria demasiado placer, ser delicado es primordial en el sexo, no solo para ese tipo de penetracion, si no, para todo en general...que refieres si no, un te quito esa ropa de forma sensual besandote despacio el cuello, la espalda y todo lo que se cruce o...quitandote la ropa como un bruto arañandote y peñizcandote, sin ningun miramiento...a quien prefiero lo segundo...yo creo que no lo puedo ofrecer, no lo se a lo primero..si :)
Perdon por enrrollarme y gracias por pasarte :)

laceci dijo...

EN caso de almorranas... NI SE TE OCURRA HACER NADA POR AHI!!

Lo de probar sin preguntar... ya es...el no va más..

An, mejor ser delicado, desde luego.

Anónimo dijo...

Un buen lubricante, nada de vaselinas u otras cosas que tardan en ser eliminadas del cuerpo, un buen rato de dedito lubricado y nunca mas diran que no.

pepe perez dijo...

A mí me enseñó como hacerlo una compañera de juegos y lo hicimos tal como tu describes, cuando ella estaba muy excitada yo me impregnaba el dedo con un aceite sexuarr de esos que venden en el carrefull, al lado de los condones, me ponía mi gomita bien impregnada y aquello entraba con dificultad al principio, luego entraba muy bien, yo lo hacía muy despacio y con mucha suavidad, y manteniendo siempre el nivel de excitación, ella me marcaba los "tempos" y el resultado fue magnífico porque de esa suavidad inicial terminamos con unas embestidas del 7, a mí me gustó mucho porque la polla está más apretada y el roce es mayor y a ella le encanta. Ella tiene una frase cuando las cosas le van mal que es "y no me dan por culo porque me gusta"

Anónimo dijo...

¿Y dónde puedo encontrar un manual de instrucciones?
Es que tengo mi agujero sin estrenar y me encantaría lanzarme...
¿alguna sugerencia?

Alberto dijo...

Yo utilize una tecnica psicologica, durante un tiempo cuando haciamos el amor le hablaba de como se lo iba a meter, que iba a chillar de placer, le comia la oreja y al final no hacia nada, así estuve durante un tiempo.
Tambien jugaba metiendole un dedito por el ano y otro por la vagina, se derretia de placer de esta manera rompioa el tabu del dolor por el ano.

Un dia no aguanto más y ella misma me pidio que se lo metiera, fui muy delicado y muy lento; me lubrique la polla con saliva y se lo fui introduciendo poco a poco, lentamente hasta que entro y nos corrimos del gusto. A partir de ese momento lo hacemos bastante a menudo. La primera barrera que hay que tirar es la mental. Excelente blog, es la primera vez que escribo deseo que no sea la ultima...

Anónimo dijo...

En efecto, el porno ha hecho mucho daño al sexo del ciudadano de a pie, al obviar el clítoris y presentar el ano como un esfínter fácilmente dilatable.
Dejando de lado al primero, el segundo ha pasado a formar parte de la cultura popular como "ese estrecho objeto de deseo", pero su uso y disfrute no es trivial.
Para practicar el sexo anal, en mi opinión hay que observar algunas reglas muy sencillas:
1.- Higiene escrupulosa: es preferible usar juguetes (balas, rosarios de bolas, etc.) en lugar de dedos con los que después te acariciaré otras zonas de tu cuerpo. Además, los juguetes no tienen uñas. Una ducha anal también ayuda bastante, aunque hay que asumir que el ano es una cloaca y sirve para excretar. Que nadie se escandalice si termina un poco pringado.
2.- Lubricantes: fundamental. El ano se lubrica mucho menos que la vagina y se dilata con menor facilidad. En un post anterior alguien comentó la existencia de un lubricante con algo de anestesia, pero no he logrado encontrar información al respecto.
3.- Voluntad: te tiene que apetecer. Es absurdo plantearse el sexo anal como un regalo para tu pareja o una obligación ineludible. Si no te apetece, no lo hagas. Si te arrepientes a mitad del juego, dilo claramente y dejalo. No admitas presiones de ningún tipo.
4.- Postproducción: tanto el ano como la pared rectal son bastante frágiles, y es fácil que sufran pequeñas grietas. Vigila tus excrementos unos días después de practicar sexo anal: si son negros o muy oscuros, puede que se trate de sangre coagulada y hayas sufrido algún desgarro. Es más fácil de lo que parece y no duele apenas. Ve corriendo al médico, no es recomendable tener una herida abierta en contacto con tu basura y sus miles de bacterias.
Saludos.
MM.

Anónimo dijo...

Os cuento como lo hago yo:
Empezamos las caricias tranquilamente y sin prisas, cuando ya estamos los dos bien excitados, me hunto los dedos con vaselina o algun lubricante adecuado y ella se pone boca abajo y me dedico durante un buen rato, cuanto mas largo mejor a pasear mis dedos por el exterior del ano y de la vagina, mientras me la como a besos y lenguetazos muy humedos y mordiscos suaves por la nuca y un poco hacia los hombros, este rato es de lo mas excitante, luego le voy metiendo los dedos suavemente y muy poco a poco por el ano al mismo tiempo que la vagina con movimientos muy lentos y de vez en cuando sacando los dedos y volviendo a empezar.
Os puedo asegurar que el empalme que llevo no cede en ningun momento, pues ella si todo esto le gusta no esta para hacerte nada ya que estara en su mundo de sensaciones pasandolo bien.
La penetracion anal tiene que lleguar al cabo de un buen rato de estar seguro que a ambos os mola esto, asegurate de que tu pene lo tienes muy lubricado asi como su ano,,, esto es muy importante,,,entonces veras que sin esfuerzo penetra,,,si no es asi, no sigais,,,Si luego los movimientos los haceis lo mas lentos posibles: La experiencia es inolvidable.

Antonio dijo...

Como todo en el sexo, es cuestión de sensibilidad. Las pelis porno carecen de ella, pero admás, las chicas tienen dilatado el esfinter del uso contínuo. Mi chica, ahora, recibe por el ano con muchísimo gusto, aunque siempre debe haber una buena preparación. El aceite o la crema Nivea ayudan un montonazo. Pero, más que nada, es el cuidado, el mimo, ir excitando la zona poco a poco, tener las uñas muy cortas, por si acaso, y lo principal: que a ella le apetezca seguir adelante. Si no, mejor dejarlo, también poco a poco.