27 febrero 2007

Lo malo de echar un kiki en el propio jacuzzi

Total que siempre necesito cabalgar a mi partenaire, da igual el medio en que me encuentre, tierra, mar o aire, la cabalgada es imprescindible para que yo acabe disfrutando del asunto y mira que he probado cientos de posturas, pero como esa, ninguna.

El caso es que el otro día, nos debimos pasar llenando la bañera, así que cuando llegó el momento del cabalgue, (con los motores apagados), pasamos de marejada a fuerte marejada en un pis-pás, de manera que casi nos hicieron falta las katiuskas al salir del baño, lo cual es una putada porque claro, esto causa daños colaterales de desconcentración ("se va a mojar todo, luego hay que fregaaar, vaya putaaadaaaaa")...

¡¡Joder!!... así que el orgasmo en escala pitcher fue más bien tendente al aprobado... menos mal que durante los preliminares me lo pasé de puta madre y conseguí escapar de la bañera antes que él (al último que se queda le toca limpiarla).. Claro, luego se va dejando los artilugios por ahí..

jeje

3 comentarios:

monocamy dijo...

Así me gusta, que nos inundes de experiencia xDD

pepe perez dijo...

A mi lo que me gusta de ti es eso que cuentas a veces de que se te cae la baba de gusto cuando lo haces, nunca he visto nada parecido.

Lalola dijo...

POR DIOSSS CECIIII!!! Que algún día vais a provocar un Tsunami en tu barrio!!!!