17 octubre 2006

Paja virtual

Chatear con extraños no se encuentra entre mis pasiones, sobre todo por asuntos turbios del pasado es algo que suelo esquivar para no meterme en charcos.
A raíz de un tema "profesional" comencé a chatear con un extraño que me da cierta confianza, inicialmente hablamos sobre el tema que nos une y más tarde pasamos a hablar sobre sexo, nuestros gustos y vivencias.
En su primer párrafo sexual me contó cómo tenía la polla en ese momento. Noté un escalofrío pero jugué a hacerme la frígida y virtualmente intocable. El siguió subiendo de tono y describiendo una escena donde yo era protagonista, yo la seguía con la vista en mi pantalla, sin inmutarme. Casi podía oir sus cerdos susurros en mi oído y notar su aliento en mi cuello. Resistí el querer tocarme porque me parecía bastante ridículo estarme masturbando delante de una pantalla de ordenador con un chat.
Aún así de vez en cuando me colocaba en la silla, haciendo que el pijama rozara mi coño, como algo accidental. Era un acto automático y mecánico que no controlaba. El seguía describiendo los movimientos y las caricias con maestría, paseando con estilo entre la elegancia, la sensualidad y la pornografía más extrema. Me enganché mucho tiempo a esa pantalla, tanto que me avergüenza reconocerlo ahora.
Cuando decidí contribuir al juego, empecé a escribir con timidez, no sabía qué escribir ni hablar en primera persona de lo que realmente no estaba haciendo con él. Pronto el texto fluyó sólo y conseguí meterme en la escena que estábamos dibujando.
Tras varias horas (demasiadas?) conectada, me fui a la soledad de mi cama. Me llevé la mano al coño y con sorpresa mojé las yemas de mis dedos en un flujo inesperado. La noche acabó con un orgasmo precioso y mojado que me hizo soñar con los diablitos...

11 comentarios:

El Moreno Cabrón dijo...

Yo también disfruté mucho.
Para ser sincero, yo me corrí mientras describias como apretabas tu coño contra mi pierna, mientras no podías contener la saliva en tu boca y resbalaba por mi polla.

Peggy dijo...

Desde luego donde estae la piel y los besos en directo que se quiten los chat ,,,pero tiene su punto de morbo , si sabemos que solo es eso...igual que el sexo telefonico ......sucedaneos

laceci dijo...

cierto peggy, pienso lo mismo...pero los chats también activan el órgano sexual más potente que tenemos...

Lalola dijo...

Estoy con Ceci, el órgano sexual más potente es el cerebro y cuando este se pone a cien la temperatura se eleva hasta los cien mil grados centígrados y entonces los orgasmos son como una EXPLOSION NUCLEAR!!!............Claro que una explosión nunca será comparable a la lucha cuerpo a cuerpo, piel con piel......ainsss, madre!!! Que hace tanto que no follo que voy a tener que recuperar el sexo virtual como hacía cuando era mocita. :-o

alfredoni dijo...

Es este el mes de las pajas?

Peggy dijo...

Pues si lola comgeladas sexualmente estamos varias .....:)

El Morenazo con cara de cabrón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Luces dijo...

por eso es tan jodida la castración mental que llevan a cabo muchas ideologías en relación al sexo; o no tan ideologías como es tener a las mujeres entretenidas en historias estúpidas que impiden el disfrute.
Joder, hoy me levanté reivindicativa.
Un beso a las congeladas para descongelarlas que hay muy buenos sustitutivos para darse placer...y que nunca falten.

PJ dijo...

Exacto! es el mes de las pajas en el Corte Inglés...jaja

sernoser dijo...

Imaginacion primero, imaginación segundo, de tercer, de postre y de sobremesa.... esa nunca falla.

Peggy dijo...

eso microondas de imaginacion para descongelar .....:)