26 abril 2006

Gen de la Fidelidad

Sólo el 5% de los mamíferos son monógamos, en el 95% restante está incluido el ratoncillo de los pantanos, que es bastante cabroncete y se dedica a follarse y dejar preñada a toda ratoncilla que cae entre sus patas.

Sin embargo, su pariente el ratón de las praderas es un amantísimo progenitor y espos, que mantiene a su ratona y a sus crías cuando es padre. Descubrieron que la responsable de esa monogamia era la hormona vasopresina. Como experimento de la revista Nature crearon un virus para aumentar los receptores de vasopresina en el cerebro del ratón de los pantanos, esto lo convirtió en un roedor fiel. (pobrecillo con lo bien que vivía en su vida de krápula...)

Parece ser que cuando los ratones copulan, la vasopresina activa un centro de gratificación neuronal, lo que hace que los animales presten atención a con quién están copulando y piensen: cuando estoy con esta compañera me siento bien. Y de ahí en adelante deseen pasar más tiempo con esa compañera en particular.

Antes de que os entren deseos irrefrenables de enchufarle vasopresina a vuestras parejas, he de avisaros que sólo funciona en ratones, aunque posiblemente en humanos exista algún mecanismo parecido que controle la fidelidad.

Es más, yo creo que existe directamente la hormona del vicio que nos hace pensar: cuando hago esto, disfruto, como de hecho pasa con el chocolate , que se utiliza como sustituto del sexo, porque su consumo activa en el cerebro una sensación parecida al orgasmo.

Más cosas sobre los ratones.

7 comentarios:

PJ dijo...

Eso quisieran algunas... que nos inyectaran esa ponzoña...jeje

Seguiremos con el chocolate y sus "similares" sensaciones al orgasmo.

polromeu dijo...

Mira que he llegado a comer chocolate eh ... pero nada.
¿ La próxima película de Conrad Son se llamará "Las golosas" ?
Habrán tabletas Milka y no hombres.

Click dijo...

Si la naturaleza nos ha hecho asi, por que va a ir ahora el humano a cambiar lo que tan sabiamente se nos dio al nacer.

Estoy convencido que esos ratones de la pradera tiene alguna razon importante para ser fieles ("naturalisticamente" hablando) como los humanos tenemos una (muchas) buenas razones para no serlo.

Entre ellas el vivir y tener experiencias que enriquecen la vida.

Click - O eso me dicen mis amigos, yo soy fiel hasta la medula.

Te dijo...

Pues yo opto por la infidelidad en pareja, al menos de momento...
Pero siempre está bien conocer lo de la vasopresina...

Saudade dijo...

Otra hormona muy peligrosda es la oxitocina, cuando se libera en una mujer y un hombre crea un "vínculo emocional"

El problema es que se libera al besar y chupar los senos...r

Dr.M dijo...

No se si habreis leido ese otro experimento de una mujer que le inyectan la cantidad media de testosterona que segrega el hombre?

Desarrollo la imperiosa necesidad de follarse a todo lo que se movia,a todas horas.

:o

®NiKkOn dijo...

Una preguntita: ¿Como quedamos los que creemos en el poliamor?

Poliamoría es un neologismo, que significa tener más de una relación intima, simultánea, amorosa, sexual (no necesariamente), duraderas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que entra o se consideran a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso, también llamado poli. En algunos círculos se utiliza el término poliamor para referirse a la práctica de la poliamoría.
Terminología

Definición

A continuación, la definición actual de Morning Glory otorgada a solicitud del editor del Diccionario Inglés Oxford para incluir este término, aunque actualmente no aparece inscrito.

“ La práctica, estado o habilidad para tener más de una relación amorosa, sexual, simultánea, con el pleno conocimiento y consentimiento de todos los amores involucrados .”

Los dos ingredientes esenciales del concepto poliamoría son, “más de uno” y “amoroso”. Esto es, se espera que más de dos personas puedan en un mismo tiempo, estar relacionados amorosamente e involucrados en sus vidas y cuidado mutuo, en dimensiones múltiples. Este término no intenta aplicarse a meras relaciones sexuales casuales, orgías anónimas, pernoctas, amoríos, prostitución, monogamia serial, u otras definiciones populares de intercambio de pareja.

El término pretende ser incluyente, y en ese contexto, incluye heterosexuales, homosexuales y bisexuales, y no intenta particularmente excluir a los adeptos al “intercambio de pareja” (“swinging” en inglés), sí estos acogen el término para incluirse en él. Hasta donde sabemos el intercambio de pareja específicamente no involucra “engaño”, y ciertamente no implica enamoramiento con sus relaciones externas. Sin embargo, al hablar con algunos activistas de esta corriente hemos sabido que muchos de los intercambiadores de pareja llegan a involucrarse estrechamente con sus múltiples amantes, y a ser amigos y amantes regulares.
Historia del término

Poliamoría es una palabra híbrida: del griego poli , muchos y del latín amor . Ha sido acuñada separadamente por varias personas: Morning Glory, en su artículo “ A bouquet of Lovers ” (1990) alienta la popularización del término, y Jennifer Wesp quién creó un grupo de noticias en la red en 1992 alt.polyamory.org . Sin embargo, el término apareció ocasionalmente desde los años 1960s, y aún fuera de la cultura poliamorosa en infinidad de relaciones anteriores al surgimiento del término; por ejemplo en los años 1920s con William Muoulton Marston, pero también, en la tradición de muchas etnias y culturas que aún prevalecen.
Formas de poliamoría

Algunas formas de poliamoría incluyen:

• Polifidelidad. Involucra múltiples relaciones románticas donde el contacto sexual se restringe a los miembros específicos del grupo.

• Relaciones jerárquicas. Distingue entre relación “primaria”, “secundaria” e incluso "terciaria" (i.e. la mayoría de matrimonios abiertos).

• Poligamia (poliginia y poliandria). Donde una persona se casa con varios esposos (poliandria) o varias esposas (poliginia), ( las cuales entre ellas mismas, pudieran o no estar casadas o mantener relaciones).

• Relación grupal y matrimonio grupal. Donde se considera que todos los miembros están igualmente asociados unos entre otros, término popularizado por algunos novelistas como Robert Heinlein en “La Luna es Un Cruel Amante”, Robert Rimmer y Valentine Starhawk

• Redes de relaciones conexas. Donde una persona puede tener varias relaciones en diversos grado de importancia con varias personas.

• Relaciones mono-poliamorosas donde uno de los integrantes es monógamo pero acepta que el otro sostenga relaciones externas.

• Arreglos geométricos. Que se describe por el número de personas involucradas y su relación de conexión. Por ejemplo, “trío”, "terna" y “cuadra”, tanto como en geometrías “V”, “N” y “W”, donde el vértice llamado “pivote”, corresponde al individuo que tiene dos conexiones.

• Tribu. Donde las relaciones de amistad, amor y sexualidad, obedecen a redes complejas entre sus miembros, pero manteniendo entre todos una identidad y cuidado común.

Algunas personas en relaciones exclusivas pueden describirse aún como poliamorosos, sí mantienen lazos afectivos con más de una persona.
Relación abierta

Relación abierta denota una relación (usualmente entre dos personas) donde los participantes son libres de tener otros amores; cuando dichas personas están casadas, se denomina matrimonio abierto . La relación abierta y la poliamoría son términos diferentes.

• Algunas relaciones ponen restricciones estrictas en sus partes (i.e. polifidelidad); tales relaciones son poliamorosas, pero no son abiertas.

• Algunas relaciones permiten sexo fuera de la relación primaria, pero no, amor o romance; tales relaciones son abiertas pero no poliamorosas

• Algunos poliamorosos no ven dicotomías entre “relacionados y no relacionados” entre “amores y no amores”; sin estas divisiones, parece no haber caso para clasificar las relaciones como abiertas o cerradas.

El término “relación abierta” es comúnmente usado por personas que desconocen el término poliamoría, pues existe cierto traslape entre los dos términos.

Valores dentro de la poliamoría

A diferencia del término genérico intercambio de pareja, las relaciones poliamorosas generalmente involucran una liga emocional afectiva, aunque las diferencias entre intercambio de pareja y poliamoría son un tema abierto de debate e interpretación. Muchas personas dentro de las comunidades de poliamoría y de intercambio de pareja ven ambas prácticas coincidentes en la sexualidad e intimidad abierta.

Se observa que los valores discutidos aquí son ideales. Como en cualquier ideal, algunas veces, sus seguidores se quedan cortos en alcanzarlos, pero el quebranto sustancial de un ideal dentro de una relación poliamorosa se toman tan serio como en cualquier otro quebranto de otro tipo de relaciones.
Fidelidad

La mayoría de los monógamos definen fidelidad como el compromiso a un sólo amor exclusivo, absteniéndose de tener algún otra relación sexual o de pareja durante dicho compromiso. A diferencia, la mayoría de los poliamorosos definen fidelidad como el ser honesto y cercano con sus amores respecto a sus relaciones adhiriéndose a los compromisos establecidos con estos.
Honestidad y respeto

La mayoría de los poliamorosos enfatizan respeto y comunicación para todos sus amores. Guardar información –aún en un acuerdo de ”no digas si no hay pregunta”– parece algo engañoso, ya que la persona difícilmente puede manejar la verdad o confianza ante sus amores. El amor debe aceptarse como parte de la vida de la persona, más que alguien relegado.
Comunicación y negociación

Ya que no existe un “modelo estándar” de relación poliamorosa, los participantes de una relación pueden tener diferentes ideas acerca de cómo la relación debe funcionar. Si no se definen las ideas, las expectativas fallidas pueden ser extremadamente dañinas a la relación. Por esta razón, muchos poliamorosos se avocan explícitamente a decidir con todos los involucrados las reglas básicas de la relación. A diferencia de otras formas de relaciones negociadas (i.e. acuerdo prenupcial) los poliamorosos comúnmente toman la negociación como un proceso continuo a lo largo de la vida de la relación.

En relaciones convencionales, los participantes pueden establecer un conjunto de expectativas comunes sin tener que conscientemente negociarlas, simplemente al seguir estándares sociales (un esposo y esposa esperan soportarte financiero uno del otro, por ejemplo.) Ya que las relaciones poliamorosas no pueden basarse en estándares sociales como punto de partida, dentro la relación se tiene que acordar mucho más por medio de la comunicación, el mutuo respeto y la comprensión, que más bien por algo establecido.

Los poliamorosos usualmente toman una visión pragmática en sus relaciones: aceptan que algunas veces ellos y sus amores cometerán errores y faltas a sus ideales. Cuando esto sucede, la comunicación es el canal importante para reparar los daños causados.
Desapego

Las personas en relaciones convencionales a menudo acuerdan no buscar otras relaciones en ninguna circunstancia, ya que atentarían con diluir o sustituir la relación primaria. Los poliamorosos creen que estas restricciones no son de hecho lo mejor en una relación, ya que tiende a remplazar confianza con prohibiciones posesivas, y ponen las relaciones en un marco de propiedad y control “tú eres mío”. Esto refleja suposiciones culturales donde las restricciones parecen necesarias para frenar “deslizamientos” de la pareja, o donde la otra relación cercana pudiera ser una seria amenaza a la dilución del vínculo.

Los poliamorosos perciben al amor de su amor, en función del enriquecimiento a la vida de su amor, mas que una amenaza para sus vínculos. El viejo dicho “Si amas algo, déjalo libre, si regresa es tuyo, sí no, nunca fue” describe una visión similar. Por esta razón, muchos poliamorosos ven la visión posesiva de las relaciones como algo que se debe evitar. Esto requiere una buena labor de confianza. (Una simple prueba: ¿Al ver que tu amor encuentra otro socio o socia sería causa de felicidad para ti (compersión) o alarma?.)

Aunque el desapego es una parte importante de muchas relaciones poliamorosas, no es universal como los otros valores discutidos arriba. Algunas alternativas incluyen arreglos en los cuales una relación primaria posesiva es combinada con relaciones secundarias desapegadas (común en el matrimonio abierto), y relaciones asimétricas en las cuales la “posesión” sólo se aplica en un sentido.
Grupos y conceptos relacionados

Las definiciones de poligamia y poliamoría guardan cierto traslape: cualquier relación amorosa polígama podría ser considerada también como poliamorosa, y muchos poliamorosos se consideran a sí mismos como casados con más de una persona. En la práctica, sin embargo, el uso distingue los términos: la “poligamia” es más frecuente usada para referir a una forma codificada de matrimonio o unión múltiple (especialmente aquellos que tienen una base religiosa o tradicional), mientras que “poliamoría” implica una relación definida por acuerdos entre los miembros, mas que una norma cultural.

Así, aunque poligamia y poliamoría son a menudo tratados por neófitos como conceptos similares, los dos términos están basados en diferentes filosofías e ideales, y poca interacción ocurre entre los que se dicen “polígamos” y “poliamorosos”. En cambio, la poliamoría está ligada a grupos e ideologías que favorecen la libertad y preferencia individual en asuntos sexuales –i.e. homosexuales, lesbianas, etc.. Los valores poliamorosos de respeto, honestidad, comunicación y negociación son afines con estos grupos, y muchos de los problemas encontrados en las relaciones poliamorosas tienen paralelos, y pueden encontrar solución por métodos o ideas similares, en un mutuo enriquecimientos.

Sin embargo, las actitudes individuales varían ampliamente; dentro de cada uno de estos grupos, algunos miembros encuentran otros grupos objetables.
Críticas a la poliamoría
Objeción religiosa

La mayoría de las denominaciones religiosas (incluyendo todas las cristianas) esperan que una persona elija una pareja sexual o marital. Aún aquellas que permiten relaciones polígamas comúnmente la limitan a una forma rígida definida de matrimonio –usualmente poliginia. Los líderes religiosos tienen poco que decir de la poliamoría, y se debe posiblemente al bajo perfil que guarda comparado con otros temas éticos o de relación como la homosexualidad, y porque la poliamoría no se conoce o identifica claramente como una forma distinta de vida.
División del amor

Una crítica común a la poliamoría está basada en la creencia que al dividir el amor entre varias parejas, ese amor se disminuye. Esto es un argumento matemático que trata al amor como un objeto dividible o bien como un entero, algo que solamente pueden darse a una persona sí se le quita a la otra.

Los poliamorosos rechazan esta visión del amor, argumentando que el amor no se disminuye por la división. Un argumento usualmente sostenido es que una persona que tiene dos hijos no ama menos a cualquiera de ellos por la existencia del otro. La visión sistémica encuentra que el amor que surge en el grupo poliamoroso puede ser algo inalcanzable por una persona o una pareja en lo particular.

Aquellos que valoran la monogamia a menudo señalan la fuerza y confianza que puede construirse en parejas duraderas por estar enfocados uno al otro, al no tener otras relaciones.

Un punto de vista intermedio es que mantener una relación requiere tiempo y energía, y ninguno de estos recursos son infinitos; así, mientras es posible amar a varias personas tanto como a una, hay un punto tal en que las relaciones pudieran empezar a sufrir.
Índice de fracaso

Las relaciones poliamorosos a menudo son criticadas porque no duran. Es difícil llegar a números precisos sobre la longevidad de las relaciones poliamorosas en comparación con las monógamas, lo que parece difícil evaluar por varias razones.

Al igual que muchos grupos de relaciones no-tradicionales, los poliamorosos no publicitan su status de relación. Comúnmente, sólo aquellas que fracasan en público se llegan a percibir. El criterio de “éxito” de sus participantes no siempre coincide con una “meta” establecida por la convención monógama. La poliamoría es mucho más fluida que el matrimonio tradicional, así las relaciones poliamorosas cambian o terminan en la medida que sus participantes consideran conveniente. Una relación que enriquece las vidas de sus participantes usualmente se considera “exitosa” aún cuando llegue a un fin. Ya que esto es parte del flujo de la poliamoría y puede terminar sin la amargura que acompaña a muchos de las rupturas de muchos matrimonios monógamos.

Ya que sexo y sexualidad conllevan muchos sentimientos en la gente, es difícil para las personas acercarse al parámetro de “éxito” de las relaciones poliamorosas, cuando los poliamorosos y sus opositores cada uno hace aserciones basadas en “selecciones específicas de evidencia” (para apoyar su punto de vista). Por ejemplo, aquellos que no se inclinan a estas relaciones pueden juzgar al tipo de relación apoyados en los fracasos de una particular instancia de estos, aún cuando no lleguen a juzgar la institución completa del matrimonio como fracaso por el divorcio de una pareja en particular. Otras críticas pueden apoyarse en la observación de relaciones no-tradicionales que carecen del énfasis que la poliamoría pone en la honestidad, negociación y respeto.

Se carece de un estudio académico serio en esta área, simplemente no hay un estudio que compare relaciones monógamas con poliamorosas, ya sea en función de duración (en la medida de aquellas relaciones que hacen un compromiso de “vida”), o en función de satisfacer las expectativas de los que participan. Mientras que un observador casual pudiera observar muchas relaciones poliamorosas que terminan, los adeptos a la poliamoría observan que relativamente pocas relaciones monógamas tampoco son verdaderamente exitosas: citando el índice de divorcio, el número de matrimonios que se mantienen juntos sólo por apariencia, o el número en donde hay engaño o infelicidad. Así, hasta que no existan estudios serios, las reclamaciones en ambos sentidos deben tomarse como anecdóticas, con apoyos potenciales, y ciertamente no-científicas.
Indisposición /ineptitud al compromiso

La poliamoría es a menudo vista como una indisposición o ineptitud para hacer compromisos duraderos con uno de los amores, especialmente un compromiso de exclusividad sexual a una persona a lo largo de su vida entera, tal como sucede en el tradicional matrimonio monógamo.

De hecho, los poliamorosos comúnmente se ven a sí mismos haciendo muchos mas compromisos, tantos como un padre al comprometerse a amar a todos sus hijos. Una expresión común usada por los poliamorosos es, “somos fieles a todos nuestros amores”.
Contra criticismo

Las actitudes poliamorosas hacia la monogamia varían ampliamente. Muchos poliamorosos consideran la poliamoría un sendero superior de vida a la monogamia, algunas veces describiendo la poliamoría como “más evolucionada”. Las relaciones monógamas son a menudo caracterizadas por estar basadas en la aceptación irracional de estándares sociales y religiosos, de apego o de celo. Algunos poliamorosos creen que las personas que tienen sólo un amor tienen una inferior capacidad de amor que aquellos que aman más –en oposición a la crítica de “división del amor” discutida antes.

Sin embargo, muchos otros ven la poliamoría y la monogamia como caminos de vida igualmente válidos donde la mejor elección depende del individuo. Mientras que el reconocimiento que muchas relaciones monógamas se basan en conformismo o posesión, aunque no se vea como una característica intrínseca de la monogamia así, la indisposición al compromiso duradero tampoco se vea como característica intrínseca en la poliamoría.
Poliamorosos famosos

Jean-Paul Sartre
Simone de Beauvoir
William Wilkie Collins
William Moulton Marston
Percy Shelly
Eric S. Raymond