15 julio 2005

La primera en la boca

Y según va pasando el tiempo, descubres que te apetece hacer más cosas que las pajas. Cuanta más confianza y/o atrevimiento, mejor.

Aquel día estábamos en un parque, nos estábamos besando y metiendo mano (para variar). Yo ya tenía en mi mano su polla fantásticamente erguida, suave, tersa y durísima. Le tocaba el glande con cariño, me encantaba su suavidad… hasta brillaba con los reflejos de luz.

El chico olía genial, siempre se duchaba antes de salir conmigo, me encantaba sentir su olor mientras me besaba. No sé si será verdad lo que le meten a los perfumes para embaucarnos a las mujeres, pero olía maravillosamente bien.

Aquel día, a mis 16, me sentía algo pícara y lanzada. Con la seguridad que da lo de sentirse guapísima y deseada. Quería hacerle sentir más, no quería que nos quedáramos en aquellos juegos de superficie.

“Me apetece chuparla”- le dije. El me miró provocador e incrédulo, pero me decía con los ojos: cómetela. Me agaché sobre él y me la metí en la boca, despacito, suavecito. Toque con la lengua lo suave que tenía el glande y la piel donde se escondía. Lo lamí de arriba abajo, midiéndolo a lenguetazos. Lo abracé con mis labios, lo chupé como un polo, como un chupachups, me lo metí hasta la garganta y lo volví a sacar, apretando con mis labios. Me encantó aquel juguete en mi boca. Me importó tres cojones que estuviera en un parque público. Me gustó verlo crecer sobre mi lengua, y notar la sangre circular llenando todo su interior e hinchándolo, palpitando en mi boca. Fue increíble. El fue buen chico y no se corrió en mi boca aquella primera vez, me dijo que parara y se la terminé de menear en la mano. Por aquel entonces ya no me manchaba, había aprendido a crear un charquito en el arco de piel que hay en la mano, entre el índice y el pulgar.

Supongo que aquella primera mamada no sería la mejor, pero fue una gran experiencia. Por lo menos no le mordí...jajajaja

Esta vez no me manché.

4 comentarios:

Javi Moya dijo...

juas juas... me ha gustado el detalle del charquito de semen en el puño... XD

Iván Payá dijo...

Sí, es lo que se llama un "plugin" (lo siento, es que hoy mismo en la comida hemos bautizado ese charquito que queda en el arco de la mano con ese nombre tan informático y no he podido reprimirme el ponerlo; sí estamos fatal mis amigos y yo, jejeje...).

Con respecto al post: HALAAAA!!

;-PPP

Espero impaciente más capítulos!! Esto engancha más que Twin Peaks!! ;-)

Besísimos!!

laceci dijo...

JAJJAJA UN PLUGIN...
joder no le acabo de ver la similitud...pero mola el nombre..

Principe de la Lujuria dijo...

Un polo, un chupachups, hasta la garganta....

Querida, no sé si obviar tu blogs o tomar bromuro...

Besos Húmedos