06 julio 2005

Con quince añitos menos

Cuando tenía quince años estaba buenísima. Tenía un cuerpazo estupendo, un pecho esbelto y firme y además no dudaba en lucirlo a la mínima de cambio, poniéndome ropa sugerente y provocativa (vamos como 15 años después..)

Un verano me mandaron mis padres a casa de mis tíos en la costa. Allí salía con mi primo, que tenía mi edad, pero llevaba bastante más vidilla detrás. Me presentó a su pandilla que eran todos del barrio. Recuerdo que el primer día, nada más volver a casa me preguntó: ¿Quién te gusta? y yo, lo cierto es que no me había fijado en nadie, ni siquiera recordaba sus nombres. Y él me dijo convencido: a tí te gusta J.A.!!

J.A. no estaba mal, era morenito, buen cuerpo, simpático y un año más joven que yo. El caso es que al día siguiente nos fuimos toda la pandilla a dar unas vueltas en moto, llegamos a un descampado y jugando y bromeando nos dejaron allí a los dos. Empezamos a hablar de lo cabrón que era mi primo, que nos había estado convenciendo mutuamente de que nos gustábamos, así que después de hablarlo un rato...nos enrollamos. No fue nada especial, la verdad.

Seguimos quedando con más frecuencia. Nuestros encuentros eran fundamentalmente sexuales: primero estábamos con toda la pandilla jiji -jaja, luego iban desapareciendo las parejitas y nosotros mismos. Nos íbamos a enrollar a cualquier lado.

Enrollarse hasta aquí significa que nos besábamos con lengua. Pronto el descubrió que yo tenía dos tetas, y comenzó a tocarme. Primero lo hacía por encima de la ropa, como tanteando. Yo no se lo impedí. Luego por debajo de la camiseta, jugando con el sujetador, pero respetándolo. Yo tampoco se lo impedí. Luego ya me desabrochaba el sujetador y me las tocaba más contento el chaval. Yo no me hacía la estrecha, pero tampoco quería pecar de suelta (no sé porque).

Un día pasamos a mayores. Nos estábamos enrollando en un rellano de las escaleras de su piso. Estábamos bastante calientes y me senté en su regazo. Recuerdo cómo notaba su polla palpitando tan cerca de mi sexo. Era tan excitante comprobar lo mucho que le estaba gustando. Ese día me quité la camiseta, le quedaron mis tetas a la altura de su boca y comenzó a besarme apasionadamente por las tetas, por el cuello y por la boca. Mientras me acariciaba el culo por encima de la minifalda y me apretaba contra su polla durísima escondida dentro de su ropa.

Me estaba calentando muchísimo, pero claro, las chicas decentes como yo, con 15 añitos, aún no follábamos. Empecé a frotarme sobre su polla (luego supe que eso se llamaba petting), la notaba durísima debajo de mí, muy cerca de mi braguita pegada a su bragueta, con la falda remangada hasta las caderas. Recuerdo que él de vez en cuando se la colocaba, el pobre!! El tío siguió entregado besuqueándome y chuperreteándome. Yo seguí moviéndome por encima de su polla, me encantaba escuchar sus ruiditos de placer. El me siguió animando a moverme, me apretaba con fuerza hacia su cuerpo. La verdad es que yo también me estaba excitando, incluso me planteé lo de follar, pero lo desestimé inmediatamente (se ve que quería algo más romántico...jajajaj) Después de un rato de estarnos frotando, de repente paramos, me vestí y nos fuimos.

Volvimos con la pandilla. Estaban todos viéndonos llegar, curiosos, con ojos ávidos de cuchicheos. Cuando llegamos hasta ellos, el que tenía más morro de todos le señala al paquete, partiéndose el culo de risa y le dice: parece que nos hemos manchado, eh?

La mancha de humedad, procedía de dentro de sus pantalones. Fue la primera vez que vi eyacular (más bien que no lo vi). Las pajas vinieron más tarde.

Moraleja: Si hubiera sabido entonces TODO lo que sé ahora… me lo habría pasado muchísimo mejor.

5 comentarios:

Cripema dijo...

O no... si hubieramos sabido entonces lo que sabemos ahora, no hubiera sido "entonces" con aquella magia.
Me has transportado a mis quince años y a los dieciseis o incluso a los ya mas atrevidos diecisiete (atrevidos, pero en mi epoca que es la misma que la tuya, una chica "normal" aún no follaba con 17) .... pero si el portal de mi casa hablara...
Me acuerdo la primera vez que lei (en el "Ragazza" para mas Inri) eso del petting...no me enteré en que consistía exactamente...hasta que despues de hablarlo con mi ya por aquel entocnes amigo Micropene, me dijo...eso va a ser "lo de arrimar la cebolleta por encima de la ropa"...
Mágico

laceci dijo...

Tienes razón, tiene cierto encanto la ingenuidad del momento...Pero cuando ha pasado el tiempo, mirando atrás dices: JODER, ME LO TENÍA QUE HABER TIRADO ALLÍ MISMO!!!!

Principe de la Lujuria dijo...

Pues a mí me desvirgó un "angelito" que tenía 15 primaveras recién cumplidas. Y anda que no follaba bien, la niña... Y también ha llovido (tal vez demasiado)

En cualquier caso no sé hace 15 años, pero, el buen vino, en un buen recipiente, mejora. Tanto el vino como el recipiente

Besos Húmedos

PoPeyin ™ dijo...

Joé, qué cosas te cuentas aquí, me veo mu raro leyéndote.

Virginia dijo...

Entonces tenía el encanto de la inexperiencia, de lo excitante que era todo, de lo prohibido. Yo me preguntaba muchas veces con 16 años por qué había que ocultarse si a todo el mundo le gustaba. Me sentía fatal teniendo que esconderme. Por qué se hace un corro cuando dos tios se pegan en la calle y todo el mundo se escandaliza si hacen el amor en público. Ahora gracias a Dios parece que no es para tanto, pero yo tenía miedo hasta de la policia. Pensaba que estaba prohibido.