29 junio 2005

Sus besos

Sus labios besaban los pechos de ella, paseaba la lengua por el pezón, juguetona, chupando, succionandolo, excitado y duro. Mordisqueaba su teta, la besaba, la volvía a mordisquear, hundía su boca debajo del seno, perdiéndose en el, mientras, los dedos, acariciaban su suave piel, y acariciaban su otro pecho, como compensádole de los besos robados y dedicados que daba a su otro pecho. Pechizqueaba el pechón, con firmeza, los dedos recorían la aureola del pezón, como marcardo el círculo del placer, notando cómo la piel del pezón se endurecía a cada caricia, más y más, cómo cambiaba la textura, más dura, más rugosa, más incitante. Cogía con toda su mano uno de sus pechos , cubríendole completamente mientras desacía su boca en el otro, dulce manjar.
Juntaba ambos pechos, hundiéndo toda su cara entre ellos, volviendo a chupar, volviendo a besar, mordisquear, tomándolos fuerte y firmemente. Su boca se abrió y con deseo, con ansia, metió uno de sus pechos, jugoso y carnoso en su interior, para llenarse la boca de placer y dulcura. Su mano seguía acariciando sin parar y sintiéndo cada cambio de textura en la piel. Los pezones, mojados, chupados, cada vez más pequeños, cada vez más duros, cada vez más puntiagudos, pedían más besos, pedían más juegos de lengua, rodeandoles, marcándoles, sintiendo la punta de la lengua paseando por ellos.
Su olor era suave, dulzón, incitante. Su cuerpo desprendía ese olor característico que tanto le excitaba, la deseaba tanto, no podía parar de besar, cada poro de esos pechos, ni grandes ni pequeños, los justos para satisfacer su placer y su deseo. Era capaz de correrse con sólo sentir las sensaciones y olores sexuales que el cuerpo de ella desprendía por las caricias que le estaba proporcionando. Ella se movía, sexual, sensual. Mojado su sexo por la oleada de lujuria y placer, por esos besos húmedos que sentía, por esas caricias que erizaban su cuerpo y lo retorcía de auténtico placer.

2 comentarios:

Luces dijo...

vaya vaya con lacrizti ;)

Principe de la Lujuria dijo...

Para un tetero como yo es lo que faltaba. Qué fantástica descripción Uffffffffff

Besos Húmedos